La sonrisa de las mujeres – Nicolas Barreau

La sonrisa de las mujeres es un libro que entretiene de principio a fin con una historia de identidades paralelas. Aurélie Bredin es la dueña de Le temps des cerises – algo así como El tiempo de las cerezas-, un pequeño restaurant ubicado en el corazón de París y, tras terminar una relación amorosa, se ve envuelta en una comedia de equivocaciones que la lleva a leer La sonrisa de las mujeres, una novela rosa sobre una pareja que vive un romance tortuoso en París, escrita por un inglés llamado Robert Miller. Lo que Aurélie no espera al comenzar la novela es leer las descripciones de sí misma y de su restaurant. Es así que se obsesiona con la idea de conocer al tal Miller para comprender por qué escribió sobre ella -en caso de que realmente no haya sido una coincidencia-, dando con el editor francés del autor, un tal André Chabanais, que a su vez se obsesiona con Aurélie y trazará un plan macabro -y digo macabro porque no importa qué tan bonito lo pinte el autor, la palabra correcta para describirlo es ésta y punto- para enamorarla.

La novela es realmente entretenida y son estos dos personajes, Aurélie y André, quienes intercalan sus voces para relatar la historia, una verdadera tragicomedia. Lástima que no pueda contar más sobre los hilos conductores del libro, porque quitaría el factor sorpresa para quien quiera leerla luego. Es una historia que no podía provenir de otra mente que no fuese francesa, como varias que se me vienen a la mente: la película Jeux d’enfants, de Yann Samuell, así como también los libros de David Foenkinos y Muriel Barbery, donde la magia es un factor relevante en las historias, pero no por eso debe ser explicitada con palabras o imágenes.

El trabajo de Nicolas Barreau es delicado. Las personalidades de los personajes se van descubriendo por capas a través de pequeños matices o revelaciones que el autor nos regala a medida que avanzamos en la lectura, lo que no hace más que acrecentar el interés por esta novela que, tal como propone el autor en el epílogo de la misma, te hace sonreír de comienzo a fin.

CITAS DEL LIBRO:

  • ¿Mienten las fotos o dicen la verdad? El dolor lo hace a uno filósofo.
  • En París hacía frío y llovía, pero el tiempo no importa cuando se está enamorado.
  • Georges Brassens cantó con voz insinuante Je m’suis fait tout petit, y pensé que todo hombre encuentra alguna vez en su vida una mujer por la que no le importa dejarse domar.
  • La pena es un sitio donde llueve y llueve y nunca crece nada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *